Las piezas claves de la corrupción

Publicado: 9 julio 2018 de semilleromemoriaypolitica en Sin categoría

Gonzalo Álvarez Henao*

La empresa criminal que al parecer se creó en plena campaña electoral en el año 2010, para apropiarse de los recursos públicos que iba a manejar la Hidroeléctrica de Ituango, arruinó el progreso y el desarrollo de Medellín, lo mismo que el de Antioquia, por varias generaciones, así como la paz, la tranquilidad y algunas pertenencias de los pobladores río abajo.

Por la forma como tejieron todo el andamiaje jurídico y la sucesión de responsabilidades en la planeación, desarrollo y ejecución del proyecto Hidroituango, se nos antoja pensar que si no fue un hecho premeditado para acabar con EPM, si lo fue para amasar una gran fortuna, producto del gigantesco acto de corrupción, sin igual, en la historia de la contratación administrativa del país, lo cual pone de manifiesto la degradación ética y moral en la que han caído las élites económicas y políticas de nuestra región.

De la Hidroeléctrica Pescadero Ituango, se empezó a hablar desde la década del 60, pero fue en el año 1979 en que se conocieron los primeros estudios que hablaban de su viabilidad. Para materializar esta idea, en el año 1997 la Asamblea Departamental de Antioquia, emitió la ordenanza N° 35, autorizando la constitución de una empresa promotora del proyecto. En cumplimiento de dicha Ordenanza, en 1998 se constituyó la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P., con 73 socios, tres personas jurídicas y 69 naturales. Las personas jurídicas son el Idea y el Departamento de Antioquia con el 52,89% y EPM y la Chec con el 46,47%. Los otros 69 socios particulares, poseen el 0,64%. El capital de la sociedad es mayoritariamente público.

Empresa de economía mixta

El 27 de octubre de 2010, los socios de Hidroituango S.A. E.S.P., se reunieron de manera extraordinaria, y acordaron de forma ilegal escindir parte del patrimonio para constituir sin autorización normativa, una empresa de servicios públicos de economía mixta, que denominaron EPM Ituango S.A. E.S.P. A espaldas de la ciudadanía, fundaron una nueva Empresas Públicas de Medellín, prestadora de servicios públicos, es decir, una hermana gemela de EPM. Como presidente de la nueva entidad, nombraron a Luis Javier Vélez Duque, y para la Junta Directiva, como principales, a Jorge Mario Pérez Gallón, Luis Carlos Rubiano Ortegón, Claudia María Ángel Agudelo, Mauricio Restrepo Terreros y José Luis Yate Ramírez.

La nueva empresa de servicios Públicos EPM Ituango S.A. E.S.P., se tenía que constituir con acatamiento de las normas establecidas en las leyes 136 y 142 de 1994, lo mismo que de la Ley 489 de 1998, pero no lo hicieron así, porque al parecer, necesitaban de un instrumento idóneo para ellos, quedando lo actuado por fuera de todo control político y fiscal. La forma casi clandestina como funcionó en su corta vida EPM Ituango S.A. E.S.P., devela la torcida intención que tenían los involucrados en este gigantesco proyecto.

La Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., la constituyeron en 1998 para que construyera y pusiera en funcionamiento el proyecto, pero extrañamente en el 2010, desistieron de la idea y dejaron en manos de la recién creada empresa todos los actos y contratos para erigir el deseo más ambicioso del país. Pero los contribuyentes de Medellín y de Antioquia, seguimos pagando con nuestros impuestos, el funcionamiento y la burocracia de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., que tiene como gerente a José Gustavo Jiménez Arango y 17 altos cargos, con una junta directiva de cinco miembros. Colombia, definitivamente, es un país de maniáticos. El gobernador Luis Pérez Gutiérrez, nombra al gerente de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., y él es el presidente de la junta directiva, pero sale a rezongar porque EPM no le presenta informes.

Tinto con los corruptos

El gerente y los 17 altos cargos de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., se la pasan esperando la mesada y tomando tinto y el señor gobernador, quien está pagando a estos burócratas, prorrumpe a protestar, pero no a destituir a los ineptos funcionarios. EPM Ituango S.A. E.S.P. tenía a su cargo la promoción, diseño, construcción, operación, mantenimiento y comercialización de la energía de la central Hidroeléctrica Ituango.

Esta empresa la constituyeron para la construcción y para la comercialización de la energía por 50 años. Así se desprende del contrato Boomt, mediante el cual EPM Ituango S.A. E.S.P, se obligaba con Hidroituango a efectuar las inversiones necesarias para la financiación, construcción, operación, mantenimiento y entrada en operación comercial de la Central Hidroeléctrica Pescadero Ituango, proyecto hidroeléctrico que contaría con una capacidad instalada de 2.400 MW, con ocho unidades de generación y una inversión estimada de aproximadamente US$3.049 millones.

En el contrato se fijó un plazo de ocho años para la construcción. Para la operación a cargo de EPM Ituango, se estableció un plazo de 42 años. En el contrato consta que el proyecto deberá transferirse de nuevo a sus dueños en 50 años, es decir, a Hidroituango S.A. E.S.P. Cuando decimos que esta es una novela de terror, suspenso y danza de millones, es porque los antioqueños tendremos que sostener por 50 años una burocracia que estará esperando que se cumpla el periodo de tiempo señalado, para recibir de nuevo la Hidroeléctrica.

Odebrecht entra al baile

El actor principal, Juan Esteban Calle Restrepo, en su afán por controlar los ingresos provenientes de la venta de las boletas de entrada a los espectáculos y para que no fueran a revender las mismas, o que alguien distinto a él manejara los dineros, obligó al jefe de los títeres, Luis Javier Vélez Duque a que le firmara a nombre de EPM Ituango, un contrato que determinó el marco dentro del cual EPM ejecutaría, en calidad de contratista, todas las actividades necesarias, y a la vez le confiriera un mandato general con representación legal.

El intrépido y sagaz Juan Esteban Calle Restrepo, protagonista de novela, informó el 31 de diciembre de 2011, que había abierto un concurso nacional e internacional, al que habían acudido un total de 20 actores, que habían adquirido los pliegos de condiciones, pero que solo dos le habían dado la talla: Odebrecht, que tiene cantando a más de uno en los tribunales y Camargo Correa, que al comenzar el espectáculo produjo muy buena impresión pero que hoy tiene a muchos encopetados personajes antioqueños, sumidos en una gran depresión y al borde de la locura.

Este tercer capítulo de la novela lo terminó el 11 de enero de 2013, fecha en la cual convocó a la Asamblea General de Accionistas de EPM Ituango, para que aprobaran la cesión a EPM del contrato para desarrollar en forma directa el Proyecto Ituango, y la disolución de la nueva empresa. Esta iniciativa fue objeto de una protesta por parte de los protagonistas más débiles, que no entendían como una empresa recién creada, que había asumido la responsabilidad de construir el Proyecto Hidroeléctrico más grande del país, iba a ser liquidada y de qué manera.

* Presidente del Movimiento Cívico de Medellín y el Área Metropolitana.

Hidroituango

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia, Cuestión Rural y ambiental

Imagen en el mensaje

Brigitte Baptiste

Una serie de dramáticas coincidencias, que analizarán los expertos una vez logremos superar la situación, mostrarán una vez más la complejidad de la gestión del territorio expresada en todas sus dimensiones: la superposición de una temporada de lluvias dura, los eventos tectónicos, el mercado de tierras, la minería informal, las obligaciones contractuales y la programación de una obra titánica, la (in)sensibilidad normativa, la presión de diversos sectores de la opinión pública en plena recta final de las elecciones presidenciales. La tormenta perfecta.

Leer el resto de esta entrada »

Ley del silencio

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia

Imagen en el mensaje

Por Ana Cristina Restrepo Jiménez
Darío Echandía a Margarita Vidal: “Yo no quiero hablar de Julio César porque soy muy amigo de él, y lo quiero mucho”, (Cromos, Premio Simón Bolívar 1980).
Nadie sabe tanto de la ausencia de sonido como los músicos. El compositor John Cage escribió que “sin el silencio viviríamos en un caos sonoro”. Sin embargo, el silencio en la política tiene otro valor. Y no es necesariamente reflexivo.

Cómo olvidar los labios de Emma González, sobreviviente de Parkland: permanecieron sellados durante seis minutos y 20 segundos, los mismos que bastaron para que un joven armado asesinara a 17 personas y dejara heridas a 15. Escenificación de las omisiones de la Casa Blanca frente el porte de armas. Leer el resto de esta entrada »

“Santrich” no es un traqueto cualquiera

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia

Imagen en el mensaje

 

Por Julio César Londoño
Yo creo que Santrich andaba en malos pasos porque: se trata del cínico bolerista de “Quizás… quizás… quizás”. Porque las Farc traficaron a gran escala, así afirmen, como me lo sostuvo Catatumbo en Cali hace poco, que las Farc solo les cobraban gramaje a pequeños cocaleros, ya que los grandes carteles nunca se sometieron a ese “tributo”. Porque las Farc han sido tan juiciosas (desarme, concentración y paciencia, mucha paciencia) que deben tener un “guardao”, una “póliza”, digamos. No son ingenuos. Saben que se las están viendo con enemigos torvos: el Estado y el establecimiento colombianos.

Leer el resto de esta entrada »

“Las aguas de la Historia”

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia

 Imagen en el mensaje

Por Ana Cristina Restrepo Jiménez

“La revuelta de los comuneros fue claramente una llamada de atención sobre esa condición de súbditos del rey que no desean cambiar el orden de cosas, que quiere preservar el statu quo, por eso algunos ingenuamente la consideran el fermento de la Independencia, cuando en realidad era justamente una especie de Perestroika, una suerte de llamada de atención sobre una región que necesitaba quizá un protagonismo mayor por parte de las autoridades españolas, pero que no quería abandonar su lecho, pues allí se sentía razonablemente cómoda”, escribe Enrique Serrano en el libro ‘¿Por qué fracasa Colombia?’.

Leer el resto de esta entrada »

Lo que mal empieza

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia, Cuestión Rural y ambiental

Imagen en el mensaje

 

Por Yohir Akerman

El caso del desastre de Hidroituango ha sido de todo, menos un desastre natural. Vamos desde el principio.

El 29 de diciembre de 1997, el entonces gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez, ejecutó la Ordenanza No 35 de la Asamblea Departamental para crear la “Sociedad Promotora de la Hidroeléctrica Pescadero S.A.” definiéndola como una zona de reserva natural, turística y ambiental. (Ver Ordenanza No. 35).

Ahí nació este proyecto Leer el resto de esta entrada »

El río

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia, Cuestión Rural y ambiental

Imagen en el mensaje

 

Por Tatiana Acevedo Guerrero

En el marco de las disputas de casi una década alrededor de la construcción de Hidroituango habrá quien se imagine que estas se organizan en dos bandos: los unos, activistas, que quieren preservar la naturaleza prístina, y los otros, empresarios, que buscan transformarla con la represa y el desarrollo. Se trata, sin embargo, de todo lo contrario. De un lado de esta historia tenemos un proyecto de ingeniería para controlar el agua del río Cauca que la asume moldeable. Casi que por fuera del tiempo y el espacio nacional. De otro lado está la suma de voces críticas del proyecto, que afirman que estas aguas están cargadas de problemas (y pasado). No pretenden conservar un río, sino ser conscientes de todos los fenómenos, naturales y no naturales, que el Cauca encarna. Leer el resto de esta entrada »

Hidroituango

Publicado: 23 mayo 2018 de semilleromemoriaypolitica en Colombia, Cuestión Rural y ambiental

Imagen en el mensaje

Por Javier Ortiz Cassiani

El Aro es un corregimiento de Ituango, municipio ubicado al norte del departamento de Antioquia. Hace poco más de 20 años llegaron al pequeño poblado unos 200 paramilitares, se instalaron con absoluto reposo y tuvieron varios días para violar, torturar y asesinar a su antojo. Al dueño de la única tienda lo dejaron amarrado a un árbol por largas horas y después le sacaron los ojos y el corazón. Leer el resto de esta entrada »

Imagen en el mensaje

 

Por Germán Vargas G*

El inminente colapso de Hidroituango, y la caída del puente Chirajara, trajeron a mi mente el famoso artículo “A Lego approach to financial engineering” (1987), cuya referencia es sagrada para los sofisticados agentes financieros (y sus soberbios abogados).

Como antecedentes, la vía Bogotá-Villavicencio fue construida en los 70, y sus cierres son frecuentes por causa de los derrumbes y las crecientes. Riesgos que también fueron advertidos, durante la misma década, para la zona donde construyeron la presa. Leer el resto de esta entrada »

2018/05/21

POR PABLO MONTOYA

Políticos y empresarios antioqueños hacen aguas por todas partes. Lo de Hitroituango (EPM y los gobernantes asociados a este megaproyecto) lo grita a grandes voces. Ya lo está gritando desde hace un tiempo con la deplorable situación ambiental de Medellín y su zona metropolitana. Lo está gritando con los vínculos manifiestos de honorables empresarios con el narcoparamilitarismo. Lo está gritando con la arrasadora burbuja inmobiliaria y la construcción de edificios con materiales obsoletos que se agrietan y se caen. Pero lo de ahora es, literalmente, el desbordamiento completo de la irresponsabilidad, la improvisación y la arrogancia con que estas gentes siguen manejando el rumbo de nuestro desequilibrio social.

El hecho de que Empresas Públicas, la venerable institución antioqueña que vela por el bienestar de los ciudadanos a través  de negociaciones y contratos sospechosos, sea la principal responsable de la tragedia de Hidroituango manifiesta con claridad una situación insoslayable: estamos ante un modelo de progreso que no es viable. Y las consecuencias de semejante equívoco lo corroboran con contundencia. El modelo empresarial antioqueño, y lo que hacen los políticos de turno, definitivamente no funciona. O funciona pero solo para el beneficio de unos cuantos.

La situación a la que ha desembocado Hidroituango es una calamidad inadmisible, teniendo en cuenta que es un proyecto de nuestros días. Los responsables han desconocido, en realidad, lo esencial. ¿Le pidieron permiso al río Cauca para hacer su gigantesca y aparatosa obra? ¿Le pidieron permiso a la tierra para horadarla? ¿Le pidieron permiso a las comunidades nativas para intervenir en sus territorios? Todo esto lo pasaron por alto estos tecnócratas frívolos, estos empresarios pedantes, estos políticos insensatos. Porque para ellos lo principal son las finanzas aunque digan, repetidamente, que su preocupación es el bienestar y la felicidad de los ciudadanos.  ¡Vaya bienestar el que nos proponen! Carcomido por el desastre ambiental, la corrupción política y la represión y asesinato de líderes populares.

Le puede interesar. Alfredo Molano: “Esta es la continuación de los asesinatos de la UP”

La sociedad civil, ante situaciones como estas, debe pronunciarse con fuerza a través de redes sociales, de marchas de protesta, de campañas implacables que lleven a la justicia a estos gobernantes y empresarios que se trajean de decencia y ahora semejan figurines de un sainete vergonzoso tirándose la pelota de la responsabilidad en el desacierto de Hidroituango.  Es hora de decir no más a tales señores que, desgraciadamente, rigen nuestros destinos y pretenden hacer lo mismo con el de la naturaleza. No queremos, en absoluto, la ventura impúdica y mendaz que nos quieren imponer.

https://www.revistaarcadia.com/agenda/articulo/hidroituango-tragedia-medellin-antioquia-pablo-montoya-critica/69330