Archivos de la categoría ‘Honduras’

La Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS) expresa su indignación ante la denuncia que hace el Prof. Rudis Flores, miembro de la Directiva de ALAS, del asesinato de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras-UNAH, Rafael Alejandro Vargas Castellanos, hijo de la Rectora de la UNAH y estudiante de la Licenciatura en Sociología, y Carlos Pineda, estudiante de la Facultad de Derecho.

La ALAS se suma igualmente al pronunciamiento oficial de la Asociación Centroamericana de Sociología (ACAS), que manifestó públicamente su indignación instando las autoridades competentes a esclarecer este doble crimen.

Solicitamos también a la comunidad académica latinoamericana que se pronuncie ante este hecho de modo de evitar que esta violencia criminal quede impune.

25 Octubre 2011

Por la Directiva de ALAS

Paulo Henrique Martins, Presidente
Marcelo Arnold C., Vicepresidente

Carta de Enrique Flores Lanza a Familiares de Victimas de Golpe de Estado

Martes 26 de Julio de 2011

(más…)

>Carta de Zelaya

Publicado: 21 noviembre 2009 de blades en golpe de estado, Honduras

>PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA
Tegucigalpa, 14 de Noviembre de 2009
S. E.
BARACK OBAMA
PRESIDENTE EEUU
Washington D. C.
Estimado Presidente Obama:

Cuando nos reunimos por primera vez el 8 de julio con la Secretaria de Estado Clinton después del Golpe de Estado se dejo claro ante mi y ante el mundo la posición de la administración Obama de condenar el Golpe de Estado, desconocer sus autoridades y exigir el retorno del estado de derecho con la restitución , al cargo de Presidente electo por el pueblo .

La posición oficial de su gobierno y sus representantes que patrocinaron y firmaron las resoluciones de la ONU, OEA. En el que el tercer punto exige mi restitución inmediata y segura.

A partir del 28 de junio de 2009 mi secuestro por los militares y destierro a Costa Rica.

El Congreso de la República emitió un decreto ilegal donde ordena “Separar al ciudadano José Manuel Zelaya del cargo de Presidente Constitucional de la República” sin facultades constitucionales para hacerlo, y sin el debido procesos sin ser citado a ningún juicio.

Desde la primera reunión con la secretaria Hillary Clinton me propusieron la mediación del Presidente de Costa Rica Óscar Arias a pesar de que considero que es contraproducente dialogar con personas que tienen un arma en sus manos, acepté considerando el auspicio de EE.UU y de la comunidad internacional.

En un comunicado de fecha 04 de septiembre del presente año la Secretaria de Estado Hillary Clinton expresaba a lo siguiente: ”La conclusión positiva del proceso iniciado por Arias sería la base adecuada para proceder con una elección legítima”

De todos es conocido que el Régimen de Facto sin la visita a Honduras del sub. Secretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, Daniel Restrepo y Craig Kelly no hubieran firmado el Acuerdo. Todos sabemos por qué se rompió el acuerdo, Tegucigalpa – San José.

El propio Presidente Óscar Arias en aras de la verdad declaró que:

“Micheletti nunca tuvo voluntad de colaborar y que por el contrario se estaba burlando de la comunidad internacional y sólo buscaba dilatar el tiempo para nunca entregar el poder a quien corresponde” .

El Ex Presidente Ricardo Lagos, miembro prominente de la Comisión Internacional de Verificación en sus declaraciones confirmó esto, al manifestar: “El Señor Micheletti lo rompió”, ” Micheletti hizo cosas que no debía haber hecho como decir ‘yo formaré un gobierno de unidad sin Zelaya” lo que hizo fracasar este acuerdo negociado.

El propio día en que se instalaba en Tegucigalpa la Comisión de Verificación del acuerdo, sorprendieron las declaraciones de funcionarios del Departamento de Estado donde modifican su posición e interpretan el acuerdo unilateralmente con las declaraciones siguientes “… las elecciones serían reconocidas por Estados Unidos con o sin restitución …”; El régimen de facto celebró este cambio y utilizaron estas declaraciones para sus objetivos, e inmediatamente terminaron por incumplir y violar el Acuerdo

Por lo anteriormente expuesto nos manifestamos de la siguiente manera :

Que el Acuerdo Tegucigalpa-San José queda sin valor ni efecto por incumplimiento unilateral del gobierno de facto. Este fue concebido para implementarse en forma integral y simultánea; pues no se contemplaron como doce acuerdos separados, fue un solo acuerdo con doce puntos el cual tenía un solo propósito, restaurar el orden democrático y la paz social, y con esto se revirtiera el golpe de estado, lo que implica el seguro retorno del Presidente de República elegido legítimamente por voto popular. Y con esto, propiciar un clima de reconciliación nacional y un siguiente proceso electoral constitucional, limpio, con garantías de participación igualitaria y libre para todos los ciudadanos de Honduras

Que las próximas elecciones se debían desarrollar en un marco de legalidad y respaldo internacional especialmente de la OEA y NNUU, y que fuera de esas condiciones políticas y de derechos ciudadanos mínimos para garantizar un resultado apegado a la libertad y a la transparencia.

En esto, quiero anotar que la nueva posición de los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos esquiva el objetivo inicial del diálogo de San José, relegando un acuerdo con el Gobierno legítimamente reconocido hacia un segundo plano, y tratando de trasladar este acuerdo hacia un nuevo proceso electoral sin importar las condiciones en que se desarrolle. Entre otras, con recursos públicos están siendo autorizados por funcionarios públicos no reconocidos legalmente e imputados a un documento de Presupuesto que no ha sido autorizado por Presidente legítimamente reconocido.

En estas condiciones, este proceso, y por lo tanto sus resultados serán sujetos de impugnación y no reconocimiento; lo cual pone en grave riesgo la estabilidad futura de las relaciones entre Honduras y el resto de naciones que reconozcan sus resultados.

Como lo ha señalado el Secretario General de la OEA José Miguel Insulza, no existe un ambiente político, para elecciones, como lo ha observado y apuntado la Congresista Norteamericana Jane Sharkorky en su visita a Honduras, se observa un ambiente comprobado de violación a los derechos humanos en Honduras.

El 6 de noviembre pasado, hemos comunicado nuestra negativa a continuar con el dialogo falso, y por lo tanto al expirarse el plazo el texto constituye letra muerta que pierde vigencia, porque un acuerdo se cumple en tiempo y forma, la violación de este por el régimen de facto es para nosotros la condición que determina que el acuerdo dejo de existir.

Indudablemente se perdió tiempo precioso en este intento fallido.

La elección presidencial esta actualmente prevista para la última semana de noviembre. En este caso, como Presidente Constitucional de Honduras, y como ciudadano que representa y fue elegido por voto democrático del pueblo de Honduras, me veo en la obligación de informar que bajo estas condiciones no podemos respaldarla y procederemos a impugnarlo legalmente en nombre de millares de hondureños y de cientos de candidatos que sienten que esta competencia es desigual y no se presentan las condiciones de participación en libertad.

En Honduras por la represión a que hoy está sometido el pueblo Hondureño, donde no se respeta ni la mas alta autoridad el Presidente de la república donde no se ha considerado que en tres años logré los mejores indicadores económicos y la más grande reducción de la pobreza de los 28 años de vida democrática, donde fui derrocado por la fuerza de las armas, nunca fui sometido a un juicio ni al proceso debido y tengo hoy 24 acusaciones y órdenes de captura por narcotráfico corrupción y terrorismo, entre otros, y donde la mayor parte de los Ministros de mi gabinete son objeto de persecución política y se encuentran huyendo del régimen en diferentes partes de América.

3500 personas detenidas en cien días, mas de 600 personas heridas y golpeadas en los hospitales, más de un centenar de asesinatos y una incontable cantidad de personas sometidas a torturas cometidas contra ciudadanos que se atreven a oponerse y manifestar sus ideas de libertad y justicia, en manifestaciones pacíficas, todo esto convierten las elecciones de noviembre en un ejercicio anti-democrático, por estado de ilegitimidad, por la incertidumbre y la intimidación militar, para grandes sectores de nuestro pueblo.

Realizar elecciones, en las que el Presidente electo por el pueblo de Honduras, a quien reconoce su Gobierno y la Comunidad Internacional, está prisionero, rodeado por militares en la sede diplomática de Brasil, y un Presidente de Facto, que impusieron los militares, rodeado por los poderosos en el palacio de gobierno, será una vergüenza histórica para Honduras y una infamia para los pueblos Democráticos de América.

Este proceso electoral es ilegal porque oculta el golpe de estado militar, y el estado de facto en que vive Honduras no brinda garantías de igualdad y libertad en la participación ciudadana, a todos los Hondureños, es una maniobra electoral antidemocrática repudiada por grandes sectores del pueblo para encubrir los autores materiales e intelectuales del Golpe de Estado.

Las Elecciones son un proceso no son sólo un día donde se va elegir, es un debate, es exposición de ideas es igualdad de oportunidades.

En mi condición de Presidente electo por el pueblo Hondureño, reafirmo mi decisión que a partir de esta fecha cualquiera que fuera el caso, YO NO ACEPTO, ningún acuerdo de retorno a la presidencia, para encubrir el golpe de estado, que sabemos que tiene un impacto directo por la represión militar sobre los derechos humanos de las habitantes de nuestro país.

Sr. Presidente.

En la Cumbre de Países del Continente Americano celebrada en Trinidad y Tobago a principios de este año, donde estuve presente Usted manifestó

“Que dejáramos de acusar a Estados Unidos por lo que hizo en el pasado en el continente y que viéramos hacia el futuro”. El futuro que hoy nos muestran al alterar su posición en el caso de Honduras y favorecer así la intervención abusiva de las castas militares en la vida cívica de nuestro Estado, (causa histórica del atraso y estancamiento de nuestros países en el siglo XX) no es más que el ocaso de la libertad y un desprecio a la dignidad humana, es una nueva guerra contra los procesos de reformas sociales y democráticas tan necesarios en Honduras.

Presidente Obama.

Cada vez que se derroca un Gobierno legítimamente electo en América la violencia y el terrorismo nos gana una batalla y la Democracia sufre una derrota.

Todavía nos resistimos a creer que este golpe de estado militar en ejecución en Honduras, es ya el nuevo terrorismo de estado del siglo XXI. Y será el futuro para América Latina que nos habló en Trinidad y Tobag.

Estamos firmes decididos a luchar por nuestra democracia sin ocultar la verdad y cuando un pueblo se decide a luchar pacíficamente por sus ideas, no hay arma, no hay ejército ni maniobra capaz de detenerlo.

En espera de su pronta respuesta, le reitero mi más alta consideración,

JOSE MANUEL ZELAYA ROSALES
Presidente de Hondura

>CRISOL -columna de cine y politica-
Por: Blades
El golpe de estado en Honduras y la resistencia que ha generado, permiten extraer varias lecciones para nosotr*s los latinoamerican*s que luchamos por un mundo nuevo.
1. Se ha consolidado una neoligarquía latinoamericana. No es que antes no existiera, sino que la contemporánea se articula como respuesta a los retos que le impone la creciente movilización popular en la región.
2. En lo que si no es nueva esta derecha, es en su cerrazón para admitir el más mínimo cambio en sus tradicionales feudos de poder. A Zelaya no se le podría calificar de comunista ni de socialista. A lo sumo se podría decir que es un proyecto de reformista. Sin embargo la derecha latinoamericana ni esto admite. Es diciente que el golpe en Honduras se dé, precisamente cuando Zelaya consolida un viraje que lo tornaba mas cercano al ALBA.
3. Con el golpe de estado también quedó claro que el supuesto viraje de los Estados Unidos hacia unas nuevas relaciones con América Latina, queda restringido a la diplomática sonrisa de Obama y a las tradicionales conspiraciones de Mrs. Clinton y los halcones.
4. Demostró además, las limitaciones del proceso de integración de los gobiernos latinoamericanos. Aunque lograron presionar a la OEA para que rechazara el golpe –cosa inédita en la historia de la región-, no lograron que sus propias fuerzas intervinieran de alguna forma en contra de los golpistas.
5. Es claro como son los pueblos y no los gobiernos, los que pueden derrotar a esta ultraderecha. Ha sido la movilización del pueblo por 90 días ininterrumpidos, la que ha obligado a Zelaya a no desistir. Cuando parecía caer en la trampa que le habían tendido el departamento de estado y su premio nobel de la paz, el pueblo Hondureño le recordó su responsabilidad histórica. Por eso está en la embajada brasileña en Tegucigalpa; por que el pueblo con su lucha lo obligó.
6. La forma en que se ha articulado el Frente contra el golpe demuestra la importancia de todos los sectores sociales. Es el pueblo en su diversidad el que constituye la barrera contra la derechización. No puede hablarse de un “sujeto histórico” que hegemonice a los demás sectores sociales. No son los obreros, los estudiantes o los campesinos, los que guían a los demás sectores sociales. Es de resaltar la emergencia de colectivos de mujeres que articuladas con el resto del pueblo, han tenido un importante papel en el frente de resistencia contra el golpe.
7. El gobierno colombiano aunque hizo un rechazo diplomático del golpe de estado, ha reconocido subrepticiamente la legitimidad del gobierno de Micheletti, recibiendo algunos de sus representantes. Esto lo convierte en un familiar de la oligarquía hondureña.
8. Esta neoligarquia tiene su bastión en Colombia y Perú donde gobiernan. Tienen gran fortaleza como oposición en Caracas, la media luna boliviana, Ecuador y Miami. Y en el resto de América Latina siguen latentes.
9. El hecho de que parece estarse revirtiendo el golpe, indica que los tiempos han cambiado. Pero no han cambiado por la inercia del paso del tiempo, sino por la acción consiente de los pueblos organizados. Es posible derrotar a la neoligarquia por medio de la lucha popular.
10. Independientemente de la solución que tenga el golpe, es reconfortante el despertar del pueblo hondureño.
11. Por esta nuevas posibilidades de hasta revertir golpes de estado, estamos deacuerdo con Chomsky, cuando afirma que América Latina es el lugar mas interesante del planeta en este momento, porque es el único lugar donde se pueden llevar a cabo transformaciones estructurales al capitalismo.

23 de septiembre de 2009

>Fotos del golpe en Honduras

Publicado: 7 julio 2009 de blades en golpe de estado, Honduras

>http://mimundo-jamesrodriguez-esp.blogspot.com/2009/07/mel-amigo-el-pueblo-esta-contigo.html

>Honduras: La futilidad del golpe

Publicado: 30 junio 2009 de blades en golpe de estado, Honduras

> Atilio A. Boron

El golpe de estado en Honduras es una re-edición del que se perpetrara en Abril del 2002 en Venezuela y del que fuera abortado ante la fulminante reacción de varios gobiernos de la región en Bolivia el año pasado. Un presidente violentamente secuestrado en horas de la madrugada por militares encapuchados, siguiendo al pie de la letra lo indicado por el Manual de Operaciones de la CIA y la Escuela de las Américas para los escuadrones de la muerte; una carta de renuncia apócrifa que se dio a conocer con el propósito de engañar y desmovilizar a la población y que fue de inmediato retransmitida a todo el mundo por la CNN sin antes confirmar la veracidad de la noticia; la reacción del pueblo que conciente de la maniobra sale a la calle a detener los tanques y los vehículos del Ejército a mano limpia y a exigir el retorno de Zelaya a la presidencia; el corte de la energía eléctrica para impedir el funcionamiento de la radio y la televisión y sembrar la confusión y el desánimo. Como en Venezuela, ni bien encarcelaron a Hugo Chávez los golpistas instalaron un nuevo presidente: Pedro Francisco Carmona, a quien la inventiva popular lo rebautizó como “el efímero.” Quien desempeña su rol en Honduras es el presidente del Congreso unicameral de ese país, Roberto Micheletti, quien juró este domingo como mandatario provisional y sólo un milagro le impediría correr la misma suerte que su predecesor venezolano.

Lo ocurrido en Honduras pone de manifiesto la resistencia que provoca en las estructuras tradicionales de poder cualquier tentativa de profundizar la vida democrática. Bastó que el Presidente Zelaya decidiera llamar a una consulta popular -apoyada con la firma de más de 400.000 ciudadanos- sobre una futura convocatoria a una Asamblea Constitucional para que los distintos dispositivos institucionales del estado se movilizaran para impedirlo, desmintiendo de ese modo su supuesto carácter democrático: el Congreso ordenó la destitución del presidente y un fallo de la Corte Suprema convalidó el golpe de estado. Fue nada menos que este tribunal quien emitió la orden de secuestro y expulsión del país del Presidente Zelaya, prohijando como lo hizo a lo largo de toda la semana la conducta sediciosa de las Fuerzas Armadas.

Zelaya no ha renunciado ni ha solicitado asilo político en Costa Rica. Fue secuestrado y expatriado, y el pueblo ha salido a la calle a defender a su gobierno. Las declaraciones que logran salir de Honduras son clarísimas en ese sentido, especialmente la del líder mundial de Vía Campesina, Rafael Alegría. Los gobiernos de la región han repudiado al golpismo y en el mismo sentido se ha manifestado Barack Obama al decir que Zelaya “es el único presidente de Honduras que reconozco y quiero dejarlo muy claro”. La OEA se expresó en los mismos términos y desde la Argentina la Presidenta Cristina Fernández declaró que “vamos a impulsar una reunión de Unasur, aunque Honduras no forma parte de ese organismo, y vamos a exigir a la OEA el respeto de la institucionalidad y la reposición de Zelaya, además garantías para su vida, su integridad física y la de su familia, porque eso es fundamental, porque es un acto de respeto a la democracia y a todos los ciudadanos.”

La brutalidad de todo el operativo lleva la marca indeleble de la CIA y la Escuela de las Américas: desde el secuestro del Presidente, enviado en pijama a Costa Rica, y el insólito secuestro y la golpiza propinada a tres embajadores de países amigos: Nicaragua, Cuba y Venezuela, que se habían acercado hasta la residencia de la Ministra de Relaciones Exteriores de Honduras, Patricia Rodas, para expresarle la solidaridad de sus países, pasando por el ostentoso despliegue de fuerza hecha por los militares en las principales ciudades del país con el claro propósito de aterrorizar a la población. A última hora de la tarde impusieron el toque de queda y existe una estricta censura de prensa, pese a lo cual no se conoce declaración alguna de la Sociedad Interamericana de Prensa (siempre tan atenta ante la situación de los medios en Venezuela, Bolivia y Ecuador) condenando este atentado contra la libertad de prensa.

No está demás recordar que las fuerzas armadas de Honduras fueron completamente restructuradas y “re-educadas” durante los años ochentas cuando el Embajador de EEUU en Honduras era nada menos que John Negroponte, cuya carrera “diplomática” lo llevó a cubrir destinos tan distintos como Vietnam, Honduras, México, Irak para, posteriormente, hacerse cargo del super-organismo de inteligencia llamado Consejo Nacional de Inteligencia de su país. Desde Tegucigalpa monitoreó personalmente las operaciones terroristas realizadas contra el gobierno Sandinista y promovió la creación del escuadrón de la muerte mejor conocido como el Batallón 316 que secuestró, torturó y asesinó a centenares de personas dentro de Honduras mientras en sus informes a Washington negaba que hubiera violaciones de los derechos humanos en ese país. En su momento el Senador estadounidense John Kerry demostró que el Departamento de Estado había pagado 800 mil dólares a cuatro compañías de aviones de carga pertenecientes a grandes narcos colombianos para que transportasen armas para los grupos que Negroponte organizaba y apoyaba en Honduras. Estos pilotos testificaron bajo juramento confirmando las declaraciones de Kerry. La propia prensa estadounidense informó que Negroponte estuvo ligado al tráfico de armas y de drogas entre 1981 a 1985 con el objeto de armar a los escuadrones de la muerte, pero nada interrumpió su carrera. Esas fuerzas armadas son las que hoy depusieron a Zelaya. Pero la correlación de fuerzas en el plano interno e internacional es tan desfavorable que la derrota de los golpistas es sólo cuestión de (muy poco) tiempo.

La Haine

>
TeleSUR 28/06/09

Los sectores golpistas que este domingo sacaron de la presidencia, con el uso de la fuerza, al presidente constitucional Manuel Zelaya decretaron el estado de toque de queda con la intención de frenar la acción popular que exige sea restituido el orden legal del país y el retorno de quien denominan “el presidente de los pobres”.

“Queremos que nos entreguen a Mel”, claman los hondureños movilizados en las calles del país haciendo referencia a Manuel Zelaya.

La medida de toque de queda se produce minutos después que el Congreso se atribuyera la potestad de juramentar a Roberto Micheletti como presidente, en sustitución del mandatario Manuel Zelaya.

Catalogada de ilegal por el pueblo hondureño y rechazada ampliamente por la comunidad internacional, la juramentación estuvo rodeada de los aplausos de miembros del Congreso que negaron la voluntad de los más de 400 mil ciudadanos que promovieron la iniciativa electoral prevista para este domingo.

Amable de Jesús Hernández, dirigiente social, confirmó a teleSUR la entrada en vigor del toque de queda y relató que incluso una patrulla militar intentó decomisar las urnas de la consulta popular no vinculante, ante lo cual el pueblo se atrincheró y los uniformados tuvieron que retorceder.

“El pueblo se atrincheró, el pueblo está indignado en las calles y no acepta que el presidente haya sido tratado así”, dijo desde el municipio Santa Bárbara, en la capital hondureña.

Relató que en todo el país el pueblo está saliendo a votar masivamente en la encuesta que había sido propuesta por el derrocado presidente Manuel Zelaya, para incluir una cuarta urna en las elecciones generales del próximo 29 de noviembre, pese a los intentos de los militares golpistas para impedirlo.

“Es increible que después de 28 años de vida democrática nuestro pueblo tenga que esconderse para depositar un voto (…) tenga que esconder las urnas”, denunció.

“Ellos (los militares) quieren a punta de fusil y punta de balas doblegar al pueblo”, añadió.

Sobre los congresistas que apoyaron este domingo la aprobación del decreto ley que inhabilitó al presidente legítimo Zelaya y elevó como Jefe de Estado de facto al hasta hoy presidente del Legislativo, Roberto Micheletti, Hernández dijo que son “traidores”, que se han convertido en enemigos del pueblo y que por ello serán castigado en las urnas en los comicios de noviembre.

“Ellos como diputados se han convertido en enemigos (…) (el pueblo) no aceptará nunca al señor Roberto Micheletti como presidente”, dijo el líder social.

Detalló que debido a la suspensión de los servicios de televisión abierta y eléctrico, se han informado de lo que ha pasado en su país a través de la pantalla de esta casa periodística.
teleSUR/YR-MM